Tres años después

En Abril salí, en Abril volveré. Tres años después. No han sido tres años tres meses y tres días, como en los retiros  Kagyu, hubiera quedado bien, pero han sido solo tres años. Más desde que deje de tener la mirada fresca para ver por los demás y contaros. Una se acaba viciando y ya no ve, ya no sale de su pequeña vida.

Vuelo una noche de luna llena, en tres días. Voy a cerrar capítulos, a despedirme de Dorzong Rinpoche, que me ha dado tanto amor. Esta vez, además de la cabeza, me llevo el corazón a la India.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMAHO

Reiminiscencias de verano, en otoño ya

Mahakala