Nueva familia

Y es que aquí, viajando, todo es posible.
Desde Lumbini comparto viaje con Eileen, una dulce chica china de 30 años.
Cuando cogemos el rickshaw, el tren, el autobús, siempre hay algún indio que me pregunta:
-¿Es tu hija?
Así que he decidido que sí, que me la quedo. Total ya está estudiada, casada y con nuevo flamante trabajo. Y aún encima budista ;)

Here we are!

Como dos gotas de agua! O_o

Comentarios

lis ha dicho que…
Enhorabuena!!
Falta una foto...:-)

Entradas populares de este blog

EMAHO

Mahakala

Reiminiscencias de verano, en otoño ya