Lo que la India quita, la India ofrece, o viceversa, según se mire.

Tanto Pipo -mi ordenadorcito- como yo hemos tenido tiempos muy intensos. Nos ha entrado un ataque de alto voltaje y se nos ha frito el  cargador de energía, las conexiones tampoco ha habido manera de establecerlas, así que nos hemos pasado dias de viaje a oscuras y desconectados. Ahora que las cosas vuelven a empezar a ponerse en orden os hago un pequeño resumen antes de pasar a contaros todo, despacito y con buena letra.

1) SS Karmapa está pasando la última fase de sus grandes obstáculos en la vida, o al menos yo siento así, que es el principio del fin. Algo tan patético no puede durar mucho. El caso es que, después del Monlam, cuando habían conseguido dinerito para comenzar a hacer su monasterio (no era ningún secreto que estaban buscando tierra para construir) ha entrado la policia en Gyuto, de un modo bastante bruto, y han "secuestrado" el dinero con acusaciones muy burdas, del tipo "es un espía chino" y otras cosas más que os contaré. Las cosas están feas, y los periodistas han empezado a decir un montón de falsedades -lo sé porque yo estaba en los sitios que dicen en prensa y NO era así. El caso es que ahora todos sus discípulos nos estamos organizando de muchos modos que ya os contaré para que participéis en el apoyo a su causa. Traducciones con info están en camino.
De momento para los que se os dé bien el inglés aquí hay un blog con las noticias de lo que está ocurriendo:
Además de las dos webs oficiales de SSKarmapa:

2) Dorzong Rimpoché vino a Bodhgaya, justo el día que me dijeron que no había sitio en la clínica del sur a la que tenía pensado ir. Una maravilla recibir sus bendiciones y sonrisa cada día. También estuvo presidiendo la ofrenda de luz que hacíamos por SSKarmapa en el templo de Bodhgaya, momentos muy entrañables. La salud en cambio comenzó a flojear, y de una iba en otra, cuando me arreglaban las articulaciones el estómago se jorobaba y cuando este empezaba a funcionar, se me iba la voz. A Pipo le ocurría lo mismo, y no había manera de que estuviéramos tranquilos, cuando no era una cosa era otra...

3) Después de unos días, como de casualidad, hablo con mi amiga que también había ido a la clínica y resulta que me consigue sitio. Le pregunto a Dorzong Rimpoché, que me da sus bendiciones, y salimos Pipo y yo, disparados hacia el sur, a oscuras y con días de tren.

4) Desilusión y tortura en la clínica esta. Bueno está saber a dónde NO hay que ir. Mi amiga -con la que fue una delicia contactar- está en un estado lamentable, mucho mucho peor que cuando llegó, y a mi consiguieron hacerme volver atrás seis meses en un sólo día. Menos mal que conseguí escapar y salir corriendo. (Mi amiga y uno de los médicos me ayudaron) El único que se recuperó en Coimbatore fue Pipo. 

5) Os escribo desde Kovalam, me he venido al final del Sur. Al fin tengo un poco de paz, un poco de playa y un poco de trabajo intentando arreglar, de nuevo, todos los papeleos de la visa.

Pronto vendrán más noticias. Está todo escrito, sólo tengo que contárselo a Pipo para que os lo cuente a vosotros.

Comentarios

Marisa ha dicho que…
Qué alegría volver a saber de ti. Aunque yo te imaginaba disfrutando y recobrando la salud en un remanso de paz de clínica. Ya veo que no es así pero nunca se sabe y siento que estás muy protegida. Un achuchón muy apretao. Besitos

Entradas populares de este blog

EMAHO

Reiminiscencias de verano, en otoño ya

Mahakala