Historias de monasterios


Retazos de Kagyu Monlam -enseñanzas de SSKarmapa- que me roban el corazón:

Erase una vez dos monasterios - vamos a llamarlos A y B - que se encontraban en la cima de una montaña. Los monjes de A eran un grupo de infelices, siempre discutiendo y peleándose entre ellos, mientras que los monjes de B eran lo contrario, siempre felices y sonrientes, viviendo en armonía unos con otros.
Preocupado por la gran diferencia entre los dos monasterios el abad de A se dispuso a ir a B para investigar.
En B se encontro con uno de los monjes novicios y dijo:
"He oido que en tu monasterio todos sois muy felices. ¿Porqué?"
Sin dudarlo ni un segundo, el monjecito dijo:
"Es así porque siempre cometemos muchísimos errores"
El abad, que estaba muy perplejo ante esta respuesta, presenció el siguiente incidente: 
Apareció un segundo monje, que resbaló en el suelo mojado y se cayó. Inmediatamente, el primer monje corrió a ayudarlo a ponerse en pie mientraas exclamaba:
"Perdona, lo siento mucho, es todo culpa mía, usé demasiada agua."
Un tercer monje se acercó a ellos afirmando enérgicamente:
"No, no, la culpa es mía por haberte dicho que lavaras el suelo."
Finalmente, el que se había caído dijo:
"No, no, ha sido culpa mía, no estaba prestando la suficiente atención".
Entonces el abad entendió lo que el monjecito quería decir.
Si alguien comete un error, lo admite y lo reconoce, esto produce armonía, pero si la gente se pasea por ahí mostrándose demasiado orgullosa para admitir que están equivocados, eso produce conflicto.

Esto es una traducción rápida (y con muchos errores) de seis de la mañana, pero tenía tantas ganas de compartirla...
El original en inglés aquí

Comentarios

Elena ha dicho que…
!que bonito! Me ha encantado y además ha llegado en el momento oportuno y preciso (¿sabes lo que dice tu madre de la bofetada sin mano?). Te quiero mucho y muchísimas gracias.

Entradas populares de este blog

EMAHO

Reiminiscencias de verano, en otoño ya

Mahakala