Sin agua y sin luz.

Parece ser que normalmente aquí se vive con un par de horas de electricidad al día y graves restricciones de agua. Por culpa de la política, dicen.
El día que llegué una profesora, muy buena, de Tibetano me dijo que llevaba dos semanas sin ducharse, su hija que la acompañaba, también.
Yo he tenido suerte y las circunstancias se han invertido: dos horas al día sin luz y agua siempre excepto los dos últimos días. Me hizo recordar la cantinela de Holyisland:

If it is yellow
let it mellow
if it is brown
flush it down

que traducido, a mi manera, viene a ser:

Si es amarillito
déjalo tranquilito
si es marrón
dale un chapuzón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMAHO

Reiminiscencias de verano, en otoño ya

Mahakala