Monjitas de Rinpoche

Tormenta en Kathmandu. Estoy en el Lotus Guest House y, al lado, los tambores y las trompetas suenan tan fuerte como los truenos. No se sabe si el ruido viene del cielo o de las bendiciones. (¡Por Tutatis! ¡El cielo está a punto de caer sobre mi cabeza!)



El otro día pensaba ir a ver el monasterio de las monjitas de Rinpoché. Necesitaba regresar a mi habitación para coger la kata y la máquina de fotos, y -no sé porqué-, de pronto, me encontré preguntándole a una monjita que pasaba dónde estaba el monasterio de Khenpo Tsultrim Gyantso Rinpoché. Inmediatamente y sin responderme, se puso a hablar con unas señoras tibetanas que pasaban, las cuales, sonriéndome, me indicaron que las siguiera.
Así que, aquí me tenéis subiendo a un piso (no a un monasterio, a un piso) sin saber muy bien qué estaba pasando. Las señoras me indican que me siente y me ofrecen un zumo de naranja. Poco después aparece un hombre con una sonrisa de oreja a oreja y empieza a hacerme hablar en Tibetano.
Aunque la conversación fue bien larga, no conseguí decir muchas cosas, aunque básicamente nos entendimos:
  • Él es también un discípulo de Rinpoché, lo conoció cuando Rinpoché fue a su pueblo, en la región de Helambu en Nepal, cerca de las cuevas de retiro de Milarepa, en Yolmo, y allí apareció Rinpoché para meditar en ellas.
  • Yo soy otra estudiante de Rinpoche, que estudia Tibetano en Dharamsala y que aún sabe poco-poco.
Así que, después de muchos esfuerzos para intercambiar esta información básica y cuando ya todos los recursos del Tibetano estaban agotados, podéis imaginaros mi cara cuando comienza a hablar conmigo en un Inglés completamente fluido y perfecto. ¡Qué vergüenza más grande!
Ahora sí ya me enteré de más cosas. Resulta que es un Lama que enseña a las monjitas a leer los textos en Tibetano y creo que también Tibetano del Dharma. Da cuatro horas de clase diarias todos los días de la semana excepto el sábado. Comienzan a las 12 de la mañana. Me invitó muy amablemente a unirme a sus clases. Lo digo por si alguien se lo quiere plantear. -Para mi era demasiado, y aunque lo pensé muchos días, al final no me animé-. Me dio sus datos y yo me volví al hotel a buscar la kata y la cámara olvidadas para luego poder volver y hacerle fotos y enviárselas a Ari. Quizás a Rinpoché le guste ver fotos de sus discípulos Tibetanos.
El caso es que cuando volví de nuevo a su casa subimos a hacer las fotos a su gompita, toda llena de fotos de Rinpoché. Me puse a revisar todas las fotos -qué emoción- y conocía casi todas, me llamó la atención una foto de Rinpoché con barba blanca que no había visto nunca. ¿Y esta foto? -le pregunto. Esta foto es la de mi otro maestro, tengo dos, Chatral Rinpoché se llama. Me quedé de piedra, ya que había oído hablar muchísimo de Chatral Rinpoché (otro link distinto) que es un cabeza de linaje y uno de los maestros dzogchen más reconocidos, y que como está siempre en retiro ya no se puede contactar con él. Debe tener unos 100 años y se encuentra muy bien de salud. Hoy me ha dicho una de las profes de Tibetano que él dice que es a causa de que ha sido vegetariano toda la vida. Os invito a que recéis un poco a San Google y veréis más fotos. También podéis pulsar aquí.
¿Qué, qué? ¿No es increíble?

Así que no pude aguantarme y le pregunté si se habían conocido, quiero decir Khenpo Rinpoché y Chatral Rinpoché. Y, claro, me dijo que sí. Por lo visto los dos son de Kham (igual que HHKarmapa, por cierto) ¿Qué tendrémos nosotros con Kham? Qué raro.

En fin, que en cuanto le hice las fotos, me acompañó con su hijita pequeña al monasterio de Rinpoché. Al fin! Qué alegría. Llegamos allí y nos recibió Ani Jampa, la monjita más mayor que lleva el monasterio, y que era de las más jóvenes que vino con Rinpoché desde el Tibet. Adivinad qué es lo que me ofrecen. -Yo creo que ésto sólo ocurre en el monasterio de Rinpoché-. Pues un vaso de... !Coca cola! como no.

Así que allí estuve, más que visitando el monasterio, fotografiando el monasterio, todo lo que pude ya que están en obras trabajando sin parar y preparándolo todo para cuando venga Rinpoché. El antiguo edificio dónde vivían lo están renovando para poder convertirlo en un hostal y ellas se han ido a vivir al edificio nuevo. Ahí van las fotos, que las disfrutéis!

El monasterio está en el medio y medio de Bouddhanath a cinco minutos caminando desde la Stupa
Ver en Google Earth
Vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño.
Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto...

(Jorge Luis Borges, extractos de El Aleph)
Y pronto os pondré un post con los hoteles que tenemos en Boudhanath, que he visto unos cuantos, para que vayáis planificando...

Comentarios

Inma ha dicho que…
Que alegría me da leer todas tus noticias y me encantan las fotos del monasterio. Muchas gracias por abrirnos el camino, ya mismo estaremos allí... Un beso muy fuerte hermanita.
Mingyur Palmo ha dicho que…
También es un gustazo recibir vuestros comentarios. Gracias por estar ahí, conectando con el corazón.
Maribel Montes ha dicho que…
Gracias por las fotos del monasterio; ya tenemos en mente nuestra visita para la inauguración ( ¡ que los obstaculos se disipen¡¡).
Al ver las fotos de Chatral Rimpoché me acordé de verlo en un documental que nos puso la Lama en un retiro de Sta María.... Conexiones.

Entradas populares de este blog

EMAHO

Mahakala

Reiminiscencias de verano, en otoño ya