Curiosidades del Tibetano

  • El tibetano casi no tiene género -aparte de la sílaba pa (chico) y ma (chica) al final de algunas palabras, que ni siquiera valen siempre-. Hay muchos pa que son para los dos: chico y chica. Y algunos ma que también son chico. A los objetos y sus adjetivos no les he visto yo ningún aderezo masculino y/o femenino. En cambio, las letras están divididas en femeninas, masculinas, neutras, muy femeninas y subfemeninas. Habrá que averiguar qué cosas hacen las muy femeninas y las subfemeninas.
  • Tampoco tiene número. Todo puede ser uno o muchos y si es mampo es que es muchos. Así es que las frases se mueven entre que, a menos que estés en el ajo mismo de la conversación, nunca sabes si hablas o hablan ellas-ellos-ella-él-vosotros-as-nosotras-os-tú o yo y de cuantis cosis o cosos o cosas se refieren. También se comen los sujetos, como nosotros.
  • Por otro lado sospecho que algún tibetano estuvo en catalunya ngonma ngonma (hace mucho mucho tiempo) o al revés: algún catalán en el Tibet. Sino que vengan y me expliquen porqué Can Manolo -casa Manolo para los castellano parlantes- también se dice Can Tserin -porque Manolos, de momento, no he encontrado en la zona- pero con distintas letras. Algo habrá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMAHO

Mahakala

Reiminiscencias de verano, en otoño ya