Descubierto el misterio y otras cosillas cotidianas.

Pues el lunes tuvimos la primera clase de Tibetano (O debería decir las primeras clases, pues no paramos en todo el día) y de pronto el profesor explica que la paa (o baa) se lee como paa cuando está en la primera sílaba y como uá en cuanto aparece en la segunda o tercera sílaba de la palabra. ¿Fácil, no?

Pues ya tan contenta me quedé, pero no, no. Hoy estamos a viernes, tenemos como unas 100 palabras que aprender y resulta que en la primera sílaba paa tampoco es paa, al menos no siempre, depende del prefijo...

Parece que soy casi la última de la clase, pero como sé que soy lenta y aún no he tenido mucho tiempo para estudiar, me hace más gracia que otra cosa. De momento. Se rien de mi porque leo muy despacio y me escribo el shab kyu en la frente. (Sino no hay quien se acuerde) Aún tengo el fin de semana por delante, y el próximo examen es dentro de una semana. Mucho tiempo.

La conexión a Internet va y viene o más bien va y se queda. Y eso que en Thosamling (ling= originariamente isla) hay la conexión más rápida de todos los alrededores...

Los horarios son muy interesantes:
A las 6:00 plegarias de la mañana
A las 7:00 desayuno
A las 8:50 plegarias y clase teórica.
A las 10:00 tecito-break
A las 10:15 más clase teórica.
A las 11:30 comida (¿A quién se le ocurre llamarle "comida" a la hora del desayuno?)
A las 13:00 clase práctica (conversación y dictado)
A las 15:00 fin de clase práctica.
A las 18:00 cena (Lo mismo: "cena" en lugar de merienda.)
Y luego, hale, a morirse de hambre hasta la mañana!
He de decir que a las 18:00 ya es de noche, pero, de momento, yo me suelo "escapar" con Alec, el chico francés que llegó en el mismo autobús que yo, y nos vamos a estudiar a Norbulingka, que está aquí al lado y nos tomamos nuestra cenita opipara de momos y thukpa, que es una sopa de pasta y vegetales estupenda.

Las clases son muy intensas y llenas de recitaciones y el profe tampoco es que domine el inglés así que dentro de nada todo será ya en Tibetano (ánimo a todos: el inglés no es tan fundamental aquí y se habla más español (somos 4), francés, italiano, alemán, coreano y hasta noruego que inglés. También hay una monjita que es de mongolia, pero esta aprende más tibetano que otra cosa, dentro de unos meses hablaremos...

Y mañana, ¡mañana es sábado! y eso quiere decir que toca ir a ver a HHKarmapa a Gyuto. En menos de media horita estamos ahí. Parece increíble.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EMAHO

Mahakala

Reiminiscencias de verano, en otoño ya